Los avances de la ciencia cada vez más inteligentes

En las últimas semanas he tenido ocasión de leer diferentes noticias relacionadas con los progresos y diferentes proyectos que se están realizando con respecto a la inteligencia artificial, y lo cierto es que, a medida que se acumulan los avances, más me asombro de las posibilidades que se ofrecen fuera del ámbito de la ciencia ficción.

Por un lado, Google prepara una nueva tecnología llamada “Knowledge Vault” para crear el mayor medio de almacenamiento de la historia. Nada fuera de lo normal teniendo en cuenta que el buscador es una de las principales fuentes de información para los millones de usuarios de Internet, salvo por el hecho de que esta “Cámara del conocimiento” está siendo desarrollada para que los móviles inteligentes puedan “comprender” las preguntas que hagan los usuarios.

Knowledge Vault, será capaz de manejarse con un algoritmo que extrae información de la web, convirtiendo los datos aleatorios en verdaderas piezas de conocimiento, es decir, manejando hechos en lugar de números, lo que se considera diferenciará radicalmente la Inteligencia Artificial de Google, de las demás desarrolladas hasta ahora. En esa línea es que ha sido definida como una “base de conocimiento”, mucho más allá de una “base de datos”. Al final el buscador pasaría más a ser una especie de oráculo que pudiera adelantarse a las necesidades del usuario.

Por otro lado también tenemos la presentación de un gran proyecto para el mundo de la robótica: ROBO BRAIN. Explicado de manera sencilla, lo podemos definir como la fuente donde los robots pueden buscar y aprender cualquier cosa.

Se trata de una base de conocimientos a la que los robots de todo el mundo podrían conectarse para obtener información. Un “cerebro” robótico donde todos podrían aportar conocimiento y obtener lo que necesitan, beneficiándose así unos de otros, una nube a la que tendrían acceso en cualquier momento y que por lo tanto les permitiría no tener que almacenar los conocimientos localmente. Tomando como inspiración el modo en que Internet pone a disposición del público millones de imágenes y documentos, en este momento la información se está traduciendo y almacenando en un formato que los robots podrían entender.

El objetivo final es que los robots entiendan cómo funciona el mundo y cómo los seres humanos a su alrededor se comportan. Desde temas tan sencillos como cómo guardar los platos o cómo poner una bebida en un vaso a temas más complejos y específicos (como formas de interrumpir una conversación, por ejemplo). El sistema procesaría las imágenes para seleccionar los objetos allí existentes y, mediante la conexión de imágenes y videos con texto, aprenderá a reconocer los objetos y cómo se utilizan, junto con el lenguaje y el comportamiento humano.

A pesar de que estos avances son realmente impresionantes, no puedo evitar preguntarme hasta qué punto es necesario dejar que los robots aprendan y tengan sus propias fuentes de conocimiento. ¿Es incluso seguro que sean capaces de mejorar fuera del control y sin necesidad alguna de la ayuda humana?

O quizás sólo he visto demasiadas películas, al fin y al cabo, mientras el proyecto no se llame Skynet todo irá bien :)

Has one comment to “Los avances de la ciencia cada vez más inteligentes”

You can leave a reply or Trackback this post.
  1. Buenas tardes, me encata vuestra presentación y el curre que hay detrás. Un beso y abrazos, MUCHAS GRACIAS POR VUESTRO TRABAJO

Write a Reply or Comment

Your email address will not be published.